martes, 3 de marzo de 2015

TERRACEO, QUE TE VEO

Hace 8 años que vivo en Barcelona y defiendo a capa y espada que lo mejor de esta ciudad es, sin duda, su clima. Sobrevivimos al frío de noviembre a febrero y, como si estuviera programado, click! se acabó el invierno.

Apenas ha empezado marzo y ya huele a primavera. En el estudio hemos dejado de encender la calefacción y desempolvado las gafas de sol para la vuelta a casa a mediodía. Un sol que empieza a calentar, y terrazas que apetecen mucho.



Y a esto precisamente iba yo. A las terrazas. A la terraza que yo algún día tendré y a las que, de momento, tengo en mente como ideas para una futura. Mía. Romántica. Con flores, manteles de colores, velas y vajillas aleatoriamente combinadas.

Casi, casi me imagino hasta los platos que prepararía para sitios como estos!










No hay comentarios: